Especial Olimpiadas-Atenas 2004 Noticias Resultados Calendario Deportes Historia Atenas
 José Antonio Hermida, un subcampeón olímpico que quería ser geólogo
  El ciclista catalán alcanzó la plata en mountain bike

 

En Puigcerdá ya lo sabían. Medio pueblo se reunió para ver a su vecino enmarcado en una pantalla gigante. Esa imagen resume los 26 años de José Antonio Hermida: en bicicleta y con los Pirineos de fondo. Entre los asistentes, seguro, había alguna de las señoras que le recriminaban de crío por arañar con su monopatín los bancos públicos. Le recuerdan bien: extravertido, hiperactivo. Una pulga. Y siempre cabrioleando con el patinete: su deporte. Así fue hasta octavo de EGB, hasta que llegó el regalo por aprobar todas la asignaturas. En ese punto se le cruzó en la biografía una bicicleta. Sigue sobre ella.

Y por el monte. A pescar, a jugar, a saltar. Tenía que repartir su tremenda energía en algún sitio. Y los Pirineos le parecían lo bastante grandes. Aprendió a rodar sobre el quebradizo suelo de la montaña. Un monitor de esquí de la estación de La Molina, que le conocía bien, le apuntó a una carrera de bicis. Se presentó en bermudas y con un casco de hockey. Hubo risas. Las cortó con una victoria. Estaba predestinado. En Puigcerdá ya lo sabían: Hermida es hijo de un albañil gallego que se trasladó a la Cerdaña, que ayudó a levantar el canal olímpico sobre el río Segre. Olímpico. Claro.

La bicicleta le llegó por los estudios, y por ella los dejó. Aprobó la selectividad, pero tuvo que elegir. Cruce de caminos. Le habían hecho una oferta para correr en Suiza. Era eso o iniciar la carrera de geología, su otra vocación. Fue ciclista. Como su amigos Llaneras o Torrent, otros dos medallistas olímpicos en Atenas, con los que hila las carreteras de Girona. Con ellos y con Heras, el triatleta Raña o Flecha.

En su camino, Hermida se topó con Kim Forteza, preparador físico. Adivino. El impulsor de Carlos Moyà. Con Hermida lo tuvo fácil. En 1996 fue campeón del mundo juvenil. Ahí, en pleno éxito, giró la vida del ciclista. El joven ciclista se dio cuenta de su valor. Cuatro años después venció en la siguiente escala: el mundial sub'23. El mejor de su generación. Luego vinieron los campeonatos de Europa en años pares (2000, 2002 y 2004) y el cuarto puesto en Sidney. "Mi espina". Estuvo tentado por el Once y el Coast para salir del monte y colocarse sobre el asfalto, pero no se decidió. Le tiraba la montaña. Y tenía que volver a los Juegos. A Atenas. A ocupar otro puesto par: el segundo. De plata, eso sí.

Antes de iniciar hoy la carrera era ya un ciclista consolidado, respetado. Una referencia para sus rivales: actual campeón de Europa. Y un privilegiado: vive de su vocación, el mountain bike, que le ha obligado a correr siempre en el extranjero. En España es un ciclismo lateral, arrinconado. De ahí su facilidad para los idiomas. De lo otro, de sus tics, su manías -santiguarse antes de cada carrera, dos veces si lo ve bien y tres si lo ve oscuro- saben de sobra en Puigcerdá. Ya no le tienen allí. Se fue a Llivia, un enclave español en suelo francés, cuando se casó con Sandra. Pero continúa cerca. Allí, en su pueblo, siguen los bancos que un día aplacaron el nervio de un niño nacido para la montaña.

 
OTROS REPORTAJES
 

-Paul Gasol
-La Abenderada
-María Quintanal
-Baloncesto femenino
-Paquillo Fernández
-Gervasio Deferr
-Sergi Escobar
-Justin Gatlin
-Merlene Ottey
-Salsa canaria
-Juan Llaneras
-Beatriz Ferrer-Salat
-David Cal
-Kelly Holmes

 
Oro en 1.500 y 5.000
El marroquí El Guerrouj se coronó al ganar en 1.500 y 5.000 metros
Cal, oro y plata en piragüismo
David Cal, con un oro y una plata, es el español más laureado de los juegos
Aros olimpicos. Olimpiadas-Atenas 2004 Olimpiadas - Atenas 2004 © Vocento 2004