Especial Olimpiadas-Atenas 2004 Noticias Resultados Calendario Deportes Historia Atenas
 Salsa canaria en la arena de Faliro
  Un grupo de españoles se encarga de todo el espectáculo que acompaña a los partidos de voley-playa que se disputan en las Olimpiadas

 

En la pista de voley-playa del complejo olímpico de Faliro atruena el 'Let's get loud' de Jennifer López.Conducidos por las consignas de un locutor entusiasta y seducidos por los movimientos de doce bellas bailarinas en bikini naranja, los 4.000 espectadores presentes en las gradas se levantan, aplauden, bailan y agitan sus banderas. La efusión verbenera de los aficionados resulta sorprendente con casi 40 grados al sol y sin una brizna de aire, pero el voley-playa se vive así, con espíritu deportivo y corazón de discoteca. De ahí quizás el éxito y la gran dimensión adquirida por un deporte que vivió en Atlanta 1996 su primera experiencia olímpica.

En los Juegos de Atenas, la vertiente de espectáculo que tiene el voley-playa es responsabilidad española, canaria; de profesionales del ambiente como Luis Torres y Toni Rojas. El primero es un tinerfeño -aunque oriundo de Puertollano- que ejerce de 'speaker' en el circuito mundial de voley-playa y fue contratado hace un año para serlo también en Atenas. Lo cierto es que Torres tiene unas condiciones perfectas para el puesto. Derrocha entusiasmo y simpatía, tiene un sexto sentido para animar al gentío y habla con soltura y espontaneidad en nueve idiomas: español, inglés, francés, alemán, sueco, holandés, italiano, portugués y griego. Este último lo aprendió el año pasado en cinco meses para venirse a Atenas 2004.

-«Se me dan bien. Ahora quiero aprender euskera»-, asegura este 'free-lance' de 28 años que, en 1997, dejó de amenizar las noches mustias de los turistas de Tenerife para dedicarse a la animación de eventos deportivos. «La verdad es que me gusta este trabajo. Viajo, gano dinero y, en el caso del voley, estoy en contacto con un deporte que me encanta porque no es nada agresivo».

En la cancha, bajo una sombrilla, justo detrás de la mesa de los jueces, el 'speaker' tiene dos misiones: informar al público sobre cómo va el partido y aportarle datos sobre los jugadores y, por supuesto, animar el cotarro, una actividad que, por lo que puede verse cada día en el estadio de Faliro, a Luis Torres se le da tan bien como los idiomas. De hecho, utiliza su prodigioso don de lenguas para que todos los espectadores se den por aludidos y ninguno caiga en la tentación del bostezo. En sus manos, un micrófono inalámbrico es un arma de agitación masiva. Muy pocos se resisten a la locuacidad y el buen rollo de Torres, cuyo mayor triunfo en Atenas 2004 ha sido popularizar la famosa ola pero realizándola despacio, a ritmo de syrtaki.
-«Ha sido un puntazo»-, asegura.

A los éxitos del locutor contribuye su amigo el disc-jockey Toni Rojas, un grancanario de 29 años, licenciado en INEF, que lleva once años pinchando discos en el circuito de voley-playa; los últimos siete, en plan profesional. Perfectamente sincronizado con Torres, Rojas se ha traído a Atenas alrededor de 400 discos. No le falta casi nada: rock&roll, funky, disco, salsa, bandas sonoras...
-«La clave es estar atento de forma que no pinches cuando el balón está en juego y luego saber elegir la música dependiendo del momento. Para los importantes suelo poner bandas sonoras. La de la película 'Blade', por ejemplo, la utilizo cuando hay mucha tensión para acentuar el suspense. En los 'time out' pongo, sobre todo, disco y funky. De todas formas, no todos los días son iguales. También te tienes que adaptar al espectador. Dentro de un rato van a jugar las brasileñas contra las cubanas y pondré mucha salsa, claro»-, adelanta.
Efectivamente, así lo hizo, de modo que el partido entre Behar-Shelda contra Peraza-Grasset tuvo ayer tarde un ambiente de verbena tropical: Celia Cruz, Gloria Stefan y mucha samba sonando a tope por los altavoces mientras un voluntario lanzaba chorros de agua con una manguera a la grada. Una juerga. En primera fila, el sector brasileño se desmadraba con sus pelucas amarillas y sus banderas. Nadie estaba más atento que ellos a las indicaciones (por no hablar de todo lo demás) de las doce bailarinas que alegran los intermedios, los tiempos muertos y los parones entre partido y partido.

Estas chicas, para no desentonar, también son canarias. De Las Palmas. Pertenecen a la empresa Personal Plus y fueron contratadas hace un mes. Su éxito ha sido inmediato en Atenas como animadoras de un deporte de apolos y afroditas en el que los fotógrafos, siempre tan receptivos a la belleza, se esmeran a diario con una aplicación conmovedora. No hay postura o pose que se escape a sus objetivos. La hispano-argentina Nadia Sarudiansky es la manager de estas bailarinas que entrenan sus coreografías en el polideportivo de La Reolla y en la playa de La Cantera. Con unos auriculares, un micrófono adaptado y el móvil a todo gas, en permanente actividad, Nadia no pierde detalle de lo que ocurre sobre la arena caliente del estadio olímpico de voley-playa.
-«Tengo que estar muy atenta para acoplarme bien con el 'dj' y, sobre todo, para que las niñas entren y salgan a su debido tiempo, de forma que no molesten al juego. Más allá del espectáculo, no nos podemos olvidar de que estamos en una Olimpiada y de que el voley-playa es un deporte.

Si alguien tiene claro eso es Javier Bosma, el mejor jugador español de voley-playa de todos los tiempos.
-«Esto es duro. Es un deporte que te exige una gran preparación. Aunque, la verdad, acostumbrados al circuito mundial, donde podemos llegar a jugar tres o cuatro partidos al día, jugar sólo uno es casi descansado. Lo duro en Atenas es el calor. Pega fuerte. Y más en la arena»-, comenta.
A punto de cumplir 34 años, este deportista de Roses (Girona) cumple en Atenas 2004 su tercera Olimpiada. Lo hace en compañía del joven Pablo Herrera, campeón del mundo sub 21, y en un nuevo puesto. Ahora es bloqueador, una tarea menos dura para alguien con cinco operaciones de rodilla.
-«He empezado una nueva etapa y sé hasta donde puedo llegar. No pretendo ser el mejor defensor del mundo, pero tengo claro que puedo conseguir buenos resultados. La victoria en el torneo de China nos ha dado mucha moral. Era la primera vez que lo conseguíamos en un torneo del circuito mundial y, quieras que no, ha sido muy importante para nosotros. Allí estaban todos los que están aquí y no han pasado ni tres meses»-, recuerda Bosma.
Esa corriente de moral y confianza que empuja a la pareja española de voley-playa volvió a quedar patente ayer. Bosma y Herrera jugaron el segundo partido de la jornada y ganaron con apuros a los austríacos Nowotny y Gartmayer en tres sets (21-16, 19-21 y 15-13). El duelo no tenía excesivo interés ya que los españoles ya estaban clasificados para octavos tras sus dos anteriores victorias. Sin embargo, nunca está de más terminar imbatidos. Y menos tras haberse cruzado con los hermanos Laciga (Suiza), terceros en el ranking mundial tras las dos grandes parejas brasileñas, las formadas por el mítico Emanuel Rego y Ricardo Santos y por Marco Aurelio y Benjamín.
-«Vencer a los Laciga confirma que estamos ahí. La verdad es que llevamos un torneo muy bueno. Todo ha salido muy bien, pero tenemos que entender que ya ha pasado. Ahora quedamos 16 parejas y, si perdemos, nos vamos a la calle. Ya no tenemos una segunda oportunidad. ¿Posibilidades? No descarto nada. Llevo dos quintos puestos y quiero mejorar»-, advierte.

 
OTROS REPORTAJES
 

-Paul Gasol
-La Abenderada
-María Quintanal
-Baloncesto femenino
-Paquillo Fernández
-Gervasio Deferr
-Sergi Escobar
-Justin Gatlin
-Merlene Ottey
-Juan Llaneras
-Beatriz Ferrer-Salat
-Kelly Holmes
-David Cal
-José Antonio Hermida


 
Oro en 1.500 y 5.000
El marroquí El Guerrouj se coronó al ganar en 1.500 y 5.000 metros
Cal, oro y plata en piragüismo
David Cal, con un oro y una plata, es el español más laureado de los juegos
Aros olimpicos. Olimpiadas-Atenas 2004 Olimpiadas - Atenas 2004 © Vocento 2004